Ciudades perfectas - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Ciudades perfectas

4° Lustro Rev. Foro

Ciudades perfectas


Por: Magdala

Grandes pensadores imaginaron un lugar donde todos reciben cuidados y cuentan con alimento, vestido, casa y servicios médicos, además de que nadie tiene que trabajar más de seis horas al día.

Uno de ellos fue Tomás Moro -estadista inglés del siglo XVI que desafió al rey Enrique VIII y fue decapitado- quien ideó una sociedad que llamó "Utopía" (en griego, "en ninguna parte"), la cual, como intento de sociedad ideal, también tenía sus inconvenientes; quien no fuera diestro en la jardinería no la disfrutaría, pues todos debían trabajar en huertos siendo obligatorios dos años de "vida en el campo" para todos los ciudadanos.

El tiempo libre habría que dedicarlo al aprendizaje privado y en conferencias públicas. No habría mercancías en las tiendas y todos vestirían de negro. Una vez al mes, las esposas deberían arrodillarse ante sus maridos y pedirles perdón. El castigo de las relaciones premaritales era el celibato de por vida, y el del adulterio, la esclavitud.
Sin embargo la propuesta más antigua de sociedad ideal descrita por Platón en La República, no es más atractiva. En ésta los "reyes filósofos" formaban la élite, seguidos del ejército y, por último, los ciudadanos comunes. No había movilidad social y quien usaba la mente, no empleaba las manos. Un picapedrero (oficio del cual fue aprendiz Sócrates) se quedaba como tal.


Había una rígida censura de la literatura, y la música y la poesía de hecho estarían proscritas. La familia sería abolida y reemplazada por guarderías del Estado y la gente no se casaría, sino que simplemente engendraría hijos cuando fuera necesario.

Pero ¿Moro y Platón esperaban que la gente viviera así? La Utopía de Moro fue, más que nada, una crítica a la moral de los Tudor, un ataque a los reyes codiciosos y la hipocresía religiosa. En cambio la sociedad ideal de Platón fue una fría abstracción, que de hecho negaba los sentimientos humanos.

Los proyectos de sociedades ideales -por lo general- han incluido también un entorno adecuado. Moro describió las ciudades de su Utopía: serían 54, todas iguales, con sólidas murallas protectoras, casas con terrazas y grandes jardines, almacenes, comedores comunales e iglesias. Platón fue más discreto: su plan de ciudad más cercano a la república ideal fue la descripción de la Atlántida, circular y rodeada por un foso.


Sin embargo, ni uno ni otro fueron los últimos en imaginar la vida perfecta o el sitio ideal para vivirla.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal