Conceptos básicos sobre historia judía - Intelecto Hebreo

Son las:
30/05/2019
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Conceptos básicos sobre historia judía

4° Lustro Rev. Foro
Conceptos básicos para el estudio de la Historia Judía
Por: Jacobo Contente

Para toda persona que se interese en profundizar sobre la historia de este pueblo milenario, debe primeramente tomar en cuenta los significados correctos de varios conceptos, que con el tiempo y las peculiaridades propias de sus actores, tienden a desvirtuarse cuando se les trata de comparar con otras historias.

Un ejemplo de ello inicia en las diversas nomenclaturas que se han dado, como: Hebreo, Judío, Israelita o Israelí.
-        La primera (Hebreo) es la denominación más antigua, que surge de dos connotaciones: a) El que abandona el politeísmo… y b) el que se asienta en un nuevo territorio (Canaán). Este nombre hasta nuestros días se usa en algunas regiones o países, aunque mayormente se hizo hasta la destrucción del primer Templo (586 A.E.C.)
-        Judío, viene de la palabra Judea, nombre de uno de los 12 hijos de Jacob, territorio de Yeudá. Comprendía además varias tribus, entre ellas los Levitas.
-        Israelita, un concepto más religioso que nacional, pues comprendía distintas nacionalidades, pero de fe israelita. Basada en las leyes mosaicas (de Moisés.)
-        Israelí, a la inversa del anterior, comprende ciudadanos del Estado de Israel, incluyendo ciudadanos de otra fe que viven en esa nación.
Como se puede notar, son conceptos que se prestan a una fácil confusión, pero en la actualidad generalmente, cuando se habla de fe, se usa Judía, y cuando se habla de nacionalidad, se cita el país de donde es ciudadano, como es el caso de Israelí (ciudadano de Israel, independiente a la fe que se profese).

Cuando se habla de puntos geográficos o de extensión, Israel antes tenía un mayor territorio, por ello se usa en hebreo Heretz Israel (tierra de Israel), que servía de puente entre Europa, Asia y África. Desde la antigüedad existieron enemigos, pues por el Norte estaban los asirios y babilonios; por el Oeste los filisteos; por el Este los amonitas, edomitas, medianitas y amalecitas (ya extinguidos), y por el Sur los egipcios.

La reconquista de Israel, no la realizó Moisés, sino su hermano Josué, quien luchó con varias tribus Cananitas, sobre un territorio que pertenecía al pueblo hebreo desde la época Patrialcal del 1600 A.C al 1,100 Aprox. A.C. El origen de esta tribu semítica, fueron los descendientes de uno de los hijos de Noé, emigrada de la zona de Ur y llegando por siria al norte de Israel.

Al hablar de los orígenes de la religión, inicia con el patriarca Abraham, quien rompe con un entorno politeísta, transformándose en un monoteísta ético, cuyos conceptos inicialmente fueron escritos en las tablas de la ley y retomados posteriormente -con mayor amplitud y detalle- en la Torá (Biblia).

Por otro lado, el concepto de pueblo elegido por Dios, se dio en los tiempos de Abraham, iniciando con el pacto del Bertih Milá (circuncisión); así como la práctica de casamientos con personas de mismas ideas, y la obligación de atender a los viajeros en sus carpas o casas. Para recordarlos, algunos conceptos incluso se incluyeron en las oraciones como la denominada Shajarit, que se dice en las mañanas.

Existen otros dos patriarcas, el hijo de Abraham llamado Isaac, único patriarca que no salió de la tierra de Canaán y logró una convivencia y trabajo con las demás tribus en base a negociaciones. También Yaacob, creador de las 12 tribus por medio de sus hijos. En esos tiempos fueron consolidadas las actividades de pastoreo, la interacción con el entorno, manteniendo su propia identidad, no obstante, algunos viajes de subsistencia en tiempos de sequía como el de Egipto.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal