Cotejo de la voz "Marrano" PI - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cotejo de la voz "Marrano" PI

4° Lustro Rev. Foro

Cotejo de varias opiniones acerca del origen y significado de la
Voz "Marrano" aplicada a los cristianos nuevos.
(Primera de 2 partes)

Por: Carlos Benarroch

El diccionario de la Real Academia Española -DRAE- (vigésimo primera edición, Madrid, 1992), en uno de los dos artículos que define "marrano" en sus diversas acepciones, deriva esta palabra del árabe vulgar mahran, cosa prohibida, y dice en 5a. acepción: "adjetivo figurado. Aplicábase como despectivo al converso que judaizaba ocultamente. Usábase también como substantivo". Esta explicación me parece no del todo correcta; preferiría otra que dijera: "Se dijo como vituperio en general de los judíos convertidos en España y Portugal al cristianismo y de los que, entre ellos, lo hacían abiertamente fuera de España, cuando huían de ella. Como término histórico se acostumbra a llamarlos así cuando se refiere su historia".
Sebastián de Covarrubias, en su Tesoro de la lengua castellana o española (reimpresión de la edición de 1611 a cargo de Martín de Riquer, Barcelona, 987), dice: "MARRANO". Es el rezién convertido al cristianismo y tenemos ruin concepto de él por haberse convertido fingidamente... Quando en Castilla se convirtieron los judíos que en ella quedaron, una de las condiciones que pidieron fue que por entonces no les forçassen a comer la carne del puerco, lo que protestavan no hazerlo por guardar la ley de Moysés, sino tan solamente por no tenerla en uso y causarles náusea y fastidio. Los moros llaman al puerco de un año marrano y no pudo ser que al nuevamente convertido por esta razón y por no comer la carne del puerco, le llamaran marrano. Y, según otros, marrano se dixo 'quasi barrano' porque en arábigo 'barrano' vale lo mesmo; y los arábigos también pudo ser que mudassen la M en B y el nombre fuese de raíz hebrea; porque algunos quieren que se haya dicho marrano de la palabra caldea o sira 'maran-atha', que vale 'Dominus venit' con que davan en rostro a los judíos que esperavan y esperan hasta hoy al prometido..."
A continuación Covarrubias anota el Artículo MARRAR, del que dice: "Es faltar; vocablo antiguo castellano del qual por ventura (sin embargo lo dicho) vino el nombre de marrano del judío que no se convirtió llana y simplemente. El vocablo marrar es bárbaro y no usado entre gente cortesana; pero muy propio y assi dizen: Poco le marró, poco faltó...)
La hipótesis de que marrano deriva de maran-atha la sostuvo la Academia en el pasado. Así, en la edición de 1899, sin hacer referencia alguna a los conversos, únicamente anota: "m. y f. ant. Persona maldita y descomulgada".
Maran-atha es una expresión aramea que se encuentra en el texto griego de I Corintios 16:22 como empleada por Pablo de Tarso, que dice: "El que no quiera al señor ¡sea anatema! Maran-atha".


"Marrar" lo explica el DRAE como: "Faltar, errar, desviarse de lo recto". Por su parte, los propios conversos daban otra derivación etimológica a "marrano". Existen en la lengua hebrea dos palabras para designar al converso. Así, llama meshummad al apóstata o renegado, y anús al que se convirtió a la fuerza, que por cierto no tenía posibilidad de volver al judaísmo sin abandonar la Península Ibérica. Al considerarse así mismo conversos forzados, derivaban "marrano" de mar-anús. El vocablo mar tiene dos significados: "señor" y "amargo" por lo que interpretaban que marrano venía de mar-anús, ésto es, "señor converso forzado", o bien "amargo converso forzado".
Obsérvese, de paso, que no existe en castellano ningún calificativo despectivo para los musulmanes cristianizados, pues "morisco" no es despectivo o, al menos, no lo parece.
María Moliner, en su diccionario de uso, supone que la doble "rr" de marrano se produce por ser palabra despectiva, como "birria", "ceporro" "pequeñarro", y acepta que provenga del árabe mahran, vedado, "por ser el cerdo un animal vedado a los musulmanes".
La aversión de los cristianos viejos se manifestaba con más violencia contra los judíos conversos que contra los mismos judíos.
Es interesante la explicación que Profiat Duran (M. 1414) ofrece en su obra Qelimat ha-goy im (<Vergüenza de los gentiles>). Afirma que los judíos llamaban a los que creían en Jesús "marranos", dando a esta palabra la connotación despectiva de "cambiadores" -pensando quizás en "marrar"- porque cambiaban el sentido de los textos bíblicos y sostenían interpretaciones inadmisibles de la Torá.
Yitshak Baer, en su Historia de los judíos en la España cristiana (Madrid, 1981, vol. 2, p. 524), escribe: "El nombre 'marrano' es un término infamante que no solía usarse en España ni en el lenguaje oficial ni en la literatura culta... En ninguna parte surgieron los conversos como en España en número tan grande después de 1391... El movimiento de conversiones fue en aumento durante las primeras décadas siguientes a la gran catástrofe para luego disminuir, al parecer, hasta que la promulgación de la orden de expulsión de nuevo atrajo a muchísimos judíos a la pila bautismal. Pero durante este tiempo comenzó también un movimiento de reacción en las filas de los cristianos nuevos... Los conversos iban en secreto a reunirse con sus hermanos judíos para celebrar con ellos sus fiestas, asistir a la sinagoga, escuchar sermones y discutir en materias de fe. Se cuidaban muy mucho de trabajar en sábado, observaban las prescripciones judías relativas al luto, así como las dietéticas, y ayunaban el día de Yom Kippur (y las mujeres también en el ayuno de Ester)... La mayoría de los conversos, fueren de la categoría que fueren, eran para los cristianos gente sospechosa y odiada..."

Continuará...

Regreso al contenido | Regreso al menu principal