Crisis Humanitaria en Siria - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Crisis Humanitaria en Siria

4° Lustro Rev. Foro

Crisis Humanitaria en Siria

Por: León Opalín

La guerra en Siria se ha convertido en genocidio. Las iníciales protestas sociales contra la dictadura del presidente Bashar el Assad (BA), alentadas por la denominada Primavera Árabe, se fueron escalando al cabo de dos años y medio hasta desembocar en una creciente lucha por la hegemonía regional. Es claro que sin el apoyo de armas y recursos financieros de Rusia e Irán, principalmente, al régimen de BA, el conflicto bélico hubiera cesado, o al menos atenuado.

Rusia ha sido aliada de Siria desde los setentas, incluso posee una base en el puerto de Tartar; Rusia debilitada como potencia a raíz de la extinción de la antigua URSS, busca dominar en el Medio Oriente por medio de Siria; la ayuda a BA le da a esa oportunidad, aunque la realidad esa que fue una vez una economía poderosa, se ha convertido en un "tigre de papel". Por su parte Irán refuerza el apoyo a Siria, dado que si cae BA podría substituirlo un régimen vinculado con EUA, que obviamente sería hostil a Irán y amenazaría su seguridad; a su vez a EUA le interesa el derrocamiento de BA para disminuir la influencia del Irán radical en el Medio Oriente.

La situación bélica en Siria se complicó con la multiplicidad de actores externos en la lucha. Irán ha enviado tropas de elite para ayudar en acciones militares a BA y Hesbolla de Líbano también ha intervenido directamente para apoyarlo. Asímismo, participa a favor de BA el grupo sirio palestino Frente Popular para la Liberación de Palestina. Por otra parte, las fuerzas rebeldes se han fraccionado, sin embargo, a ellas se han integrado combatientes del movimiento fundamentalista Nosra y de otros grupos extremistas, que quieren instaurar a la caída de BA un sistema teocrático en Siria bajo los lineamientos de la severa ley islámica (saharia).

En este entorno, los opositores a BA han recibido armas de Occidente y de Arabia Saudita y de otras monarquías del Golfo Pérsico. Paradójicamente, empresas británicas obtuvieron autorización de su gobierno para vender "químicos potencialmente peligrosos" a Siria, diez meses antes de que iniciara el conflicto armado en marzo del 2011. El Ministerio de Negocios, Innovación y Habilidades de Inglaterra, BIS, por sus siglas en inglés, ha afirmado que las licencias para la venta de químicos a Siria fueron para uso comercial en cosméticos y productos de belleza y salud, no obstante, es factible que pudieron ser empleados para crear armas de gas nervioso como el sarín en los ataques del Ejército a rebeldes y a la población civil en los suburbios de Damasco el pasado 21 de agosto en los que murieron 1,400 personas y quedaron heridos más de 3,000.

Inspectores de las Naciones Unidas han señalado que existen pruebas que demuestran que si se utilizó gas nervioso en la fecha indicada. Siria no es signatario de la Convención de Armas químicas de 1993 que obliga a terminar con la producción y uso de armas químicas del mundo; se estima que en sus plantas ha producido 100,000 toneladas de las mismas.

En este ámbito, existe una versión de que el uso de armas químicas fue por parte de los rebeldes para justificar una intervención extranjera que los beneficiara en su lucha contra BA. El presidente de EUA, Barak Obama, había advertido hace un año que el empleo de armas químicas en Siria traspasaría la "línea roja" que justificaría la intervención militar de EUA y otras fuerzas extranjeras en ese país. Así, Obama propuso un ataque limitado y breve a las instalaciones del Ejército que lanzan las armas químicas; a fin de mantener su credibilidad. La intervención militar en Siria resultaría muy costosa y afectaría el desempeño de la economía de EUA que empieza a salir de la recesión; además Obama no tiene el apoyo total del Congreso estadounidense y de la población para una operación militar; tampoco no hay garantías de que esta termine en un desastre como lo ha sido la intervención en Afganistán e Irak. Igualmente la neutralización de las armas químicas no es un proceso automático, podría tardar entre uno y dos años.

La vía diplomática que Rusia propuso para que Siria transfiera su arsenal de armas químicas al control internacional, aceptada por China, parece una solución viable. BA también está de acuerdo. Siria parece ser un nuevo episodio de la guerra fría.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal