Democracia y Judaísmo - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Democracia y Judaísmo

Colección y Consulta
Democracia y Judaísmo
 
Por: Bill Landau
 
Como los buenos vinos, el maridaje entre conceptos como Judaísmo y Democracia, ha tomado tiempo y paciencia, pero a diferencia con los vinos, el entendimiento entre estos dos conceptos ha tomado siglos.

El concepto democrático ateniense nunca formó, por razones históricas y religiosas, parte del lexicón judío. En el principio era, como dice el Génesis, la NADA. Y era la nada porque el judaísmo en sus raíces, nació y se desarrolló en el Levante y la Democracia en el occidente.

Habrá que esforzarse mucho para explicar que los conceptos democráticos fueron siempre parte del pensamiento judío. A pesar que desde su imperecedera inmortalidad la Tora habla que todos los hombres fueron creados iguales a la imagen de D...s, y por lo tanto son iguales entre ellos, y que tanto los judíos como D...s, hicieron un pacto que comprometía a ambas partes, no necesariamente estos conceptos históricos-filosóficos se asemejan a conceptos de democracia vertidos en sus obras por Locke o Montesquieu. El tiempo y la geografía eran, simplemente hablando, diferentes.

Tradicionalmente la forma democrática de gobernar, es decir, por consenso general, ley constitucional y no absolutismo, no eran parte de la historia temprana del pueblo judío. En tiempos bíblicos la Nación judía era una Monarquía absolutista, atemperada tal vez, por algunos profetas disidentes.

El historiador judeo-romano Flavio Josefo, llamó a la época del segundo Templo "una Teocracia". Los ideales democráticos no aparecieron entre los siglos II y VI e.c. cuando la Mishná y el Talmud fueron escritos. No fue, sino hasta el siglo X e.c. y ya en la Diáspora, en contacto con el pensamiento occidental, que los judíos tuvieron que empezar a desarrollar sistemas prodemocráticos, por la necesidad de sobrevivir como comunidades judías autónomas.

Estas entidades autónomas tuvieron que organizarse para ser autosustentables desde lo financiero, lo legal y lo educacional. Por necesidad histórica se crearon «Consejos» (Vaadot), que regulaban la economía y la disciplina entre los miembros y autoridades que, ya en esos momentos, eran erigidos de manera democrática. Las leyes que desde entonces se codificaron fueron resultado de las necesidades de la mayoría.

El famoso talmudista español del siglo XIII Salomón Ibn Adret (Rashba), dictaminó que los deseos de la mayoría, serían los que imperarían en la toma de decisiones de la colectividad. De esta manera se normatizó la legislación democrática para el pueblo judío de acuerdo, verdaderamente, con los usos y costumbres económicas y sociales en donde los judíos se asentaron.
 
Recapitulando:
El judaísmo y la Democracia han padecido de tensiones dinámicas y dialécticas a lo largo de los siglos. En la actualidad se presentan casos en el Estado de Israel, donde existen rabinos que les ordenan a los soldados a no cumplir órdenes recibidas directamente de sus oficiales. ¿Debería el gobierno israelí prohibir restaurantes no kosher durante Pésaj?, o, ¿que el gobierno en Israel promulgue una ley que exija a los hoteles, a sólo servir comida kosher cuando el 80 por ciento de la población es laica? ¿Es correcto que un gobierno democrático subvencione la construcción de templos Ortodoxos, y no así a los de tendencia Conservadora o Reformista?, ¿es correcto que desde el punto de los Derechos Individuales, piedra angular de la Democracia, jóvenes israelíes tengan que viajar al extranjero a casarse civilmente?

La Democracia israelí respeta y hace acatar la Halajá, ¿lo contrario es también correcto? El joven Estado de Israel se enfrenta a diario a la constante tensión para convertirse en un Estado Democrático, liberal al estilo occidental, sin perder su especificidad judía donde todas las corrientes de pensamiento puedan coexistir.

El proceso continúa, y además es emulado por las comunidades judías en la Golá.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal