El Jitomate - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Jitomate

Colección y Consulta
El Jitomate
 
Por: Paulina Rubio
 
El fruto llamado en México jitomate se conoce en el resto del mundo como tomate. Si bien la planta silvestre es originaria de América del Sur, los conquistadores españoles se encontraron con ésta en México a su llegada a principios del siglo XVI. Desde entonces hubo una gran confusión acerca del nombre de este producto. Tomate viene del náhuatl "tomad" que significa fruta hinchada. Con este nombre los aztecas se referían al tomate verde que hoy en día empleamos en México casi únicamente para salsa. Cuando hablaban del fruto rojo lo llamaban jitomate o tomate grande.
Como tantas otras palabras y nombres propios que cambiaron radicalmente frente a la dificultad del español de pronunciar o inclusive de comprender en su totalidad el significado de lo que veían y oían por primera vez en su vida, el jitomate terminó siendo tomate para ellos. Como algunos ejemplos de las perversiones del lenguaje tenemos la palabra "indio" como se denominó a los habitantes de la tierra que Colón recién descubría pues suponía que había llegado a la India. En nuestro caso, Churubusco es una desviación de Huitzilopochco (lugar del dios Huitzilopochtli). Y, evidentemente, hay un enorme número de situaciones parecidas en México.

Jitomate significa tomate de ombligo, puesto que presenta un ombligo o hundimiento en el sitio del pedúnculo que lo une a la planta. Con el nombre en español de tomate recorrió el mundo y hoy en día tiene carta de naturalización total en la cocina de prácticamente todo el mundo. ¿Se imaginan lo que sería la comida italiana sin el jitomate? En Italia en el año 1554 se menciona el tomate por primera vez en un tratado científico. Un botánico, Pietro Mattioli, describió la planta y la bautizó como manzana dorada, pomi d'oro, o sea pomodoro que es su nombre actual en Italia pero que también se utiliza en ruso para describirlo.
El jitomate es el fruto más amigable. Se lleva bien con prácticamente cualquier guiso, en ensalada, cocido, asado, gratinado, en salsa, con pasta y lo mejor de todo es que puede comerse crudo, con o sin sal.
Cuando se pone uno a pensar en todo lo que el Continente Americano ha añadido tomando en consideración únicamente en la gastronomía universal, es difícil concebir lo que comían los europeos antes de conocerse el chocolate, la papa, la guayaba, el nopal, el guajolote (conocido en otros sitios como pavo), el aguacate, el maíz y el jitomate, además de productos no comestibles como el tabaco, el algodón y el hule. En Rusia y los países a su derredor, la papa es alimento básico y la hambruna que hubo en el siglo XIX en Irlanda se debió a una plaga de la papa que provocó que emigrara gran parte de la población, pues literalmente se estaban muriendo de hambre. Sin embargo, es improbable que algún europeo del siglo XXI pueda pensar en el sitio de origen aprovechar alguna de estas aportaciones.
Probablemente, sólo la cocina oriental, china o japonesa, sea la única que prácticamente no ha utilizado el jitomate en alguna de sus recetas, pero no es imposible que en el futuro también ahí se comience a utilizar nuestro humilde y nunca bien apreciado jitomate.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal