El racionalismo radical de Maimónides. - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El racionalismo radical de Maimónides.

Colección y Consulta
El racionalismo radical de Maimónides.
 
Por: Bill Landau
 
Moisés ben Maimón, Maimónides (Rambam), es hasta este momento considerado como el más grande de los pensadores judíos, por lo menos el más popular en la historiografía. Ningún judío ha tenido tantas instituciones nombradas a su nombre, El Rambam, filósofo-médico, judeo-ibérico.
Maimónides fue, tal vez, el gran inspirador de Baruch Spinoza por su entendimiento tan radicalmente racional y universal de la religión judía.
Tanto su "Mishne Torá" como su "More Nebujim" (guía de los perplejos), han sido a través de los siglos guías de profunda inspiración racional, lejano antecedente del Siglo de las Luces (XVIII).
Ya para el siglo XII, los rabinos españoles entregaron las obras de Maimónides a los frailes dominicos para ser quemadas en la hoguera inquisitorial, debido, según aquellos, a su "extremo racionalismo aristotélico".
A Spinoza, quien se le acusó de "panteísta" en el siglo XVII no le fue mejor a manos de las autoridades judeo-religiosas en Amsterdam. Las analogías saltan a la vista.
En el libro "Maimónides confrontation with mysticism" del autor Menachem Keller (Littman library of jewish civilization), el autor describe la filosofía judía de Maimónides como un ejercicio de entendimiento racional, cuya meta central es facilitar la perfección del intelecto en contraposición de aceptaciones románticas y místicas de la Torá aceptadas posteriormente.
Maimónides, dice el autor, reta con su racionalismo a los místicos de su era, enraizados en una teología ontológica, léase, creyentes en fuerzas espirituales y sobrenaturales.
Desde lo aristotélico Maimónides desacraliza la Torá y al pueblo judío, definiéndolos como una obra y un pueblo esencialmente éticos. Esta es, de nuevo la filosofía spinoziana.
Esta desacralización de Tora y pueblo enfrentaron a Maimónides directamente con las autoridades rabínicas, pues también se aventuró desde la lógica materialista a desacralizar las mezuzot, los Tefilim, el idioma hebreo y la Tierra de Israel (Eretz Israel).
El Rambam adoptó una fórmula meramente utilitaria ya que la "Santidad" de estos objetos es sólo, para él, un efecto secundario aportado por los judíos, a valores educacionales.
Habrá que situarse en la Edad Media, para entender cual fue la cosmogonía del hombre y por qué "de lo sagrado".
Por lo mismo ataca la noción del "pueblo elegido".
Para Maimónides, por lo tanto, la parafernalia ritual no son amuletos mágicos, sino más bien instrumentos didácticos y se vuelven sagrados en cuanto son efectivos y no al revés.
Para Maimónides los preceptos Halájicos construyen la santidad (¡la ética!) y no la santidad a priori de pueblo y tierra.
Para Rambam la santidad reside en la acción y no en la esencia adelantándose por mucho a Kant y a Hegel.
El mismo autor termina su obra enjuiciando al "establishment" religioso contemporáneo ya, que según él, se da preponderancia a lo esencial y no a la lógica empírica.
Es irónico que de Maimónides se dice en hebreo "Mi Moshe ad Moshe lo kam ke Moshe", -del Profeta Moisés hasta Moisés Maimónides no ha nacido otro Moisés y sin embargo Baruch Spinoza que basándose en Maimónides impulsó la modernidad aun sigue excomulgado desde el siglo XVII.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal