El Salmón y el Río - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Salmón y el Río

4° Lustro Rev. Foro

EL SALMON Y EL RIO.


Por: Nissim Mansur T.


Hace algún tiempo, mi esposa, mis tres hijas y yo hicimos un crucero por Alaska.

Nos aproximamos a la capital de Alaska, Juneau. Uno de los atractivos de esta ciudad es tomar un vuelo en helicóptero y descender en un enorme glaciar;
El Glaciar Mendenhall.

Nos ilusionaba mucho esta experiencia…

Una vez en Juneau contratamos la excursión al glaciar; se nos proporciono botas y un impermeable para el inicio de esta singular aventura…

Nos subimos a un autobús y esperamos sentados, a poco rato de nos dijo que no iba a ser posible la excursión al glaciar porque el tiempo no lo permitía…

Pero, se nos ofreció un interesante recorrido por la ciudad –Juneau- además de poder ver el enorme glaciar Mendenhall desde tierra… Aceptamos.

Ya para finalizar el recorrido llegamos a un río el agua cristalina totalmente limpia, claramente se observaba a los salmones nadando contra corriente.

Es una impresión que no olvido…

El salmón grande color rojizo la corriente de agua que lo rechaza hacia atrás, se forma una ola resultado de la lucha del pez y el agua. El pez por momentos se detiene, parece que se paraliza, pero no retrocede, trabajosamente avanza, sigue adelante, se le nota lento pero es más fuerte que el mismo río, al que vence con su nado y su esfuerzo.

El salmón nace en las cabeceras de los ríos, donde han ido a poner los huevos sus antecesores. Desciende luego el curso del río y llega al mar, donde pasa la mayor parte de su vida.

Llega un momento en su madurez, cerca del final de su vida, en que el instinto les impulsa a volver al río y al remanso donde nacieron, y para ello deben remontar la corriente de agua, a veces hasta sus orígenes. Es otro de los misterios de la naturaleza.

El ser humano en su vida hay veces que está obligado a ir contracorriente casi igual que el salmón en el río.

Del salmón se sabe que siempre logra llegar a su destino…

El ser humano no siempre…





Regreso al contenido | Regreso al menu principal