Eretz Israel durante la Primera Guerra Mundial - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Eretz Israel durante la Primera Guerra Mundial

4° Lustro Rev. Foro
 
Eretz Israel durante la Primera Guerra Mundial
 
Preámbulo
 
 
Por: José Kaminer
 
 
Eretz Israel 1882 - 1914
 
Desde el inicio del año 1880 hasta el año 1904, cerca de 25.000 judíos arribaron a Eretz Israel de Europa Oriental (Rusia, Polonia, Hungría, Lituania y Rumania) y del Yemen. Los inmigrantes estaban determinados por diferentes razones. Los de Rusia escapaban en vista de los pogroms que estallaron a raíz del asesinato del Zar Alexander II en 1881. Decepcionados por el fracaso de integrarse a la sociedad rusa, optaron por la única respuesta que era el retorno a Eretz Israel. Los judíos del Yemen, en cambio, emigraron porque percibían la inminente llegada del Mesías. Los sabios yemenitas habían interpretado el versículo bíblico, Yo dije: «Subiré a la palmera» (Cantares 7:8), como una alusión al año de la llegada del Mesías, creyendo que el valor numérico de la palabra hebrea «palmera» -640 (Tamar)- correspondía al año hebreo 5640 (1880)
 
Los inmigrantes de la Primera Aliá fueron partidarios de la labor agrícola por lo que se dedicaron a fundar varias moshavot (asentamientos agrícolas) como: Rishon Letzión, Rosh Piná, Zijron Jacob, Mazkeret Batia, Yesod Hamaalá y Guedera. Otros de los inmigrantes se trasladaron también a las ciudades, especialmente a Jerusalén y Yafo.
 
En 1903 el mundo judío se estremeció por un pogrom en la ciudad de Kishinev en el sur de Rusia. Resultaron asesinados 49 judíos, 92 heridos de gravedad y otros sufrieron heridas leves; incendiaron sinagogas y profanaron rollos de la Torá, saquearon y quemaron comercios judíos y destruyeron numerosas casas judías.
 
La Segunda Aliá continuó por unos 10 años, hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial. Alrededor de 40.000 judíos inmigraron a Eretz Israel, la mayoría de ellos de Rusia. Algunos encontraron su camino al Antiguo Yishuv y a Yafo, o a los asentamientos agrícolas existentes. Pero muchos de los inmigrantes más jóvenes estaban determinados a trabajar la tierra en nuevas comunidades que estaban surgiendo por toda la tierra de Israel.
 
Uno de los primeros miembros de la Segunda Aliá fue el joven David Yosef Green quien posteriormente cambiaría su nombre a David Ben Gurión quien sería el Primer Ministro del Estado de Israel. Consecuentemente, muchos de los inmigrantes formaron parte de la generación fundadora de la nueva nación. Entre ellos se contaron tres primeros ministros, David Ben-Gurión, Moshé Sharett y Leví Eshkol; el segundo y el tercer Presidente, Itzjak Ben-Zvi y Zalman Shazar, y otras prominentes figuras culturales, como el escritor S.J. Agnón galardonado con el premio Nobel.
 
En 1909 fue fundada la primera ciudad judía en los tiempos modernos, como un suburbio judío de Yafo. Tel Aviv creció rápidamente y se convirtió en el centro de la actividad sionista en el país; aquí tuvo su sede el Consejo del pueblo, aquí fue en el museo de la ciudad donde se declararía la independencia cuatro décadas más tarde.
 
La Segunda Aliá fortaleció y consolidó la comunidad judía en Eretz Israel y hacia el verano de 1914 vivían allí cerca de 85.000 judíos. Los miembros de la Segunda Aliá se dedicaron a la agricultura y sentaron además las bases de los partidos obreros, de la ayuda mutua y de las instituciones de bienestar (tales como los comedores para trabajadores y las cajas médicas), de los grupos de autodefensa (primero Bar Guiora y luego Hashomer) y de la actividad literaria y cultural.
 
El Imperio Otomano, a principios del siglo XIX a más tardar, se encontraba en un proceso de continua decadencia y desmembramiento, basta señalar que la situación interna del Imperio tuvo una gran influencia en el desarrollo y el status de la comunidad judía en Eretz Israel, y de las posibilidades que se abrieron en la segunda mitad del siglo XIX.
 
En este periodo comenzó su modernización, por la influencia europea. Para ser más exactos, la realidad de Eretz Israel no cambió fundamentalmente respecto de los siglos anteriores, pero se comenzaron a ver signos de cambio que transformaron el entorno del país paulatinamente.
 
Desde el punto de vista administrativo, el país no configuraba una unidad íntegra, sino que estaba dividido en dos provincias y una región administrativa: la parte norte pertenecía a los «Vilayet» de Sidón y de Damasco, y el sur al «Sandjak» de Jerusalén.
 
Podemos fijar la fecha exacta para señalar la aparición de los cambios: la invasión napoleónica en 1799. Como consecuencia de esta invasión el país entró en el círculo de la influencia europea occidental junto con el Imperio Otomano. Desde entonces aumentó en intensidad y espectro la interferencia europea en los asuntos del Imperio en general y de Eretz Israel en particular.
 
Se renovó el interés del gobierno central del Imperio Otomano hacía Eretz Israel debido a la presencia europea en el país. Principalmente de Alemania, Gran Bretaña, Francia y Rusia que establecieron consulados que representaban sus propios intereses. El establecimiento de un número relativamente grande de judíos y de europeos, especialmente alemanes en Eretz Israel se debió a la seguridad que del status de tutelaje y defensa que gozaron bajo los cónsules europeos.
 
Estos factores que contribuyeron a la formación de una población europea relativamente numerosa en Eretz Israel son los mismos que influyeron en el aumento de la población judía especialmente a partir de la cuarta y quinta décadas del siglo XIX. Como consecuencia aumentó el interés científico y religioso, junto al mejoramiento de la seguridad pública y política.
 
Se dio una situación nueva como la inmigración de grupos de creyentes cristianos de la Iglesia del Mesías de Estados Unidos, y de luteranos alemanes, los Templarios, quienes comenzaron a establecerse en Eretz Israel a partir de 1867. Los Templarios erigieron varias colonias agrícolas en Haifa, Jerusalén, Sharona (cerca de Yafo), etc. En esas colonias se introdujeron métodos modernos de cultivo que después fueron adoptados por los asentamientos judíos.
 

Regreso al contenido | Regreso al menu principal