La Carta de Moussali - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Carta de Moussali

4° Lustro Rev. Foro
 
La Carta de Moussali
 
Sexo y Ciudad La conexión judía
 
 
Por: André
 
 
Sr. Director:
 
Carrie Bradshaw, Sex and the City, es en realidad Sarah Jessica Parker, nació en Cincinnati. Sus abuelos paternos eran de Europa del Este, Rusia y Po­lonia. El apellido "Parker" fue creado por un mal entendido: "Cuando llegó mi abuelo pa­terno a Ellis Island, su nombre eran Bar-Kahn, que significa "hijo de Cohen" y los oficia­les de migración escucharon "Parker", confundieron la n con la r y así surgió "Parker". Mi abuelo estaba tan contento de haber llegado a América y tener un negocio exitoso, que nunca corrigió a sus clientes y así se formalizó el Parker.
 
"Sin embargo, estaba orgulloso de ser Cohen, de los antiguos grandes sacerdotes del templo de Salomón. Parker, también cree que su madre te­nía sangre judía y "de acuerdo a mi esposo, Matthew Broderick (cuya madre era judía) Hitler hubiera estado muy satisfecho de llamarte judía y de mandarme a las cámaras de gas. Y, francamente siempre me consideré judía."
 
"Yo creo que esta gran joya, que es la Ciudad de Nueva York, es una ciudad tan judía que me hace sentir muy identificada con ella y parte de ella. Mi madre siempre mencionaba que mi padre le recordaba al autor judío Philip Roth. Mi hermana es judía or­todoxa moderna, no tuvo que afeitarse la cabeza como los ortodoxos clásicos y es mi me­jor amiga. Yo aprendí mucho de los rituales y las prácticas de ella, los cuales no había conocido". Parker señala que su otro maestro es su esposo: "Matthew no sólo se identifica como judío, sino realmente lo es. Conoce más de Biblia e Historia judía que muchos. Todo lo ve a través de una mirada judía, lo cual es muy fascinante para mí. Su pers­pectiva de la vida tiene que ver con la persecución nazi contra los judíos. Se identifica como judío y su identidad es más bien política. Solamente pien­sa como un judío practicante. Siempre vemos donde vamos a pasar el Seder de Pésaj, este año viajamos durante 4 hrs., y media para llegar a una cena de Rosh Hashana. A Matthew le gustan mucho los rituales cuando los presencia. Sin embargo, no está de acuerdo en la separación entre hombres y mujeres en las sinagogas, así como algunas formas arcaicas del modo de vida".
 
Ella ve que la crisis en Israel los hace sentir más judíos: "Me siento más fortale­cida con la situación, pero me enfurece el no conocer muy bien la historia y me pongo a la defensiva cuando las personas dicen "¿Cómo Israel puede ir con tanques? ¿Qué es lo que deben de hacer cuando sus hijos están siendo masacrados por los terroristas suicidas cuando cargan cinturones de explosivos y se detonan en un mercado público? Israel debe responder para proteger a su pueblo."
 
¿Qué deben de hacer los israelíes, sólo ser decentes? Cuando uno piensa en todas esas personas inocentes que fueron asesinadas me hacen sentir más judía."
 
"Yo no puedo aportar un argumento lógico con los grupos de pro-vida. Ahí no aplica la lógica, si uno no entiende el porqué los judíos en Israel deben defenderse... Los extremistas quieren que los judíos desaparezcan, ¿en­tonces cómo los judíos pueden sentirse a salvo?
 
La actriz recuerda que al principio de su carrera le ofrecían un papel en una película, pero se lo cancelaron porque decidieron "que me veía demasiado judía". Ella no quiso mencionar quien la rechazó. "No quiero decirlo porque a esa persona no le gus­taría que su nombre apareciera aquí -lo dice mientras se ríe-, porque ellos eran judíos. Eso sonó muy irónico. Es como: '¡oh!!, ¿usted es judío y me dice que me veo muy judía?'
 
Uno puede decir que Carrie Bradshaw, con su perso­naje en "El Sexo y la Ciudad," creó un nuevo arquetipo. "Yo no creo que haya cambiado algo, yo no creé un arquetipo porque Carrie Bradshaw cla­ramente no es judía".
 
Personalmente, yo creo que el personaje de Carrie, es el reflejo de las mujeres modernas en la socie­dad actual, por eso la serie y la película tuvieron tanto éxito e impactaron sobremanera. La serie y la película muestran una mujer adulta, entre 35 y 40 años, autosuficiente eco­nómicamente, con una carrera bien definida. Si bien busca el matrimonio, con el hombre con quien vivió 10 años, su propósito no es material, su objetivo principal es no estar sola. Dentro de la cultura es­tadounidense, no existe el lazo familiar y la concepción comu­nitaria como la conocemos en México. La prueba es que en la fiesta de año nuevo, todos los protagonistas se sienten miserablemente solos.
 
La película muestra que el único motivo por el cual se van a reunir es para brindar consuelo a quien estaba próxi­ma a casarse y el prometido la desairó, no pudo afrontar el compromiso. Parece que en esa serie la principal aspi­ración es el consumismo en todas sus expresiones. Otra, siente que su vida gira en tor­no al sexo. Para ellas, en esta serie, instituciones tales como el matrimonio y la religión y conceptos como la familia son obsoletas.
 
 
En México, podemos decir en términos generales,
 
que aún existe el sentido fami­liar tradicional, debido a la influencia religiosa y a las arraigadas costumbres, aunque los cambios se perciben en el horizonte a paso veloz.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal