La Colonia Hipódromo - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Colonia Hipódromo

4° Lustro Rev. Foro

La Colonia Hipódromo


Por. Enrique Elías


Había un hipódromo relativamente cerca de una zona denominada Condesa que estaba originalmente en campo abierto y que se llamaba, apropiadamente, Hipódromo de la Condesa. A mediados de los años 1920's dicho centro hípico se encontraba en ruinas y abandonado, prácticamente en el poniente de la ciudad y fue por iniciativa de un ingeniero y un banquero que uniéndose en sociedad formaron una compañía fraccionadora con sus apellidos De la Lama y Basurto, y compraron esa enorme extensión de terreno que incluía caballerizas, graderías, corrales para el entrenamiento de caballos, etc. y cuyos límites al norte es lo que hoy es la avenida Álvaro Obregón, al sur de lo que es hoy la calle de Aguascalientes, al oriente, la avenida de los Insurgentes y al poniente la calle del Acueducto, que se convirtió en la avenida Nuevo León.

El Ing. De la Lama evitó el zócalo, con su acostumbrado kiosco al centro, y proyectó un precioso fraccionamiento, revolucionario en todos sus conceptos, que fue ejemplar en la América Latina. Pavimentando la ovalada pista de carreras, la convirtió en el perímetro de un magnífico parque, completo con cascadas y riachuelos, que descargan su agua en un amplio lago con patos y peces.

Los caminadores pavimentados con preciosa arcilla amarilla dan realce al verde del pasto y de las plantas. Las bancas de concreto simulando madera rústica, y los postes de alumbrado completan el armonioso paisaje.

Se construyó un anfiteatro que, cuando no está en uso, se convierte en un gran patio de juegos donde jugábamos polo en bicicleta mientras otros patinaban o jugaban a otra cosa sin interferir los unos con los otros. A los lados se cierra con dos columnadas que terminan en el estrado identificado por sus grandes columnas que han desafiado el tiempo y el smog. En una palabra, aún el día de hoy habrá que admirar y elogiar el proyecto que se distingue por sus espacios, sus fuentes, sus plantas y flores y su decoración consistente en esculturas como la que adorna la entrada al anfiteatro.

Existe un modernísimo reloj, para su tiempo, con paneles emplomados e iluminación interior al centro de una fuente y la oval calle de Amsterdam que abraza el conjunto completo.

La urbanización de la Colonia Hipódromo es igualmente admirable por el trazo y pavimentación de sus calles que a diferencia de otras colonias han resistido el abuso del tráfico constante y pesado de camiones y automóviles. Sus redes de agua y de drenaje son admirables también, pues casi nunca se desatan fugas de agua y malos olores provenientes de un sistema antiguo y defectuoso de drenaje que hoy día está sobrecargado con la apertura de docenas de restaurantes, mismos que descargan sus desperdicios en esa red de drenaje.

La Colonia Hipódromo fue ignorada en un principio debido a la crisis económica derivada del "crack" en los Estados Unidos en 1929, pero a mediados de la década de los 30's, al finalizar la crisis, se pobló rápidamente principalmente por inmigrantes que soñaban con tener su casa propia en esta bendita tierra Mexicana.

En el predio que hoy ocupa el Cine Plaza se mantuvo por largo tiempo una pensión con renta de caballos llamada Welton. Se construyó el parque España y los mismos fraccionadores donaron el terreno para la construcción de la iglesia de la Coronación. Y es así como la Colonia Hipódromo fue el modelo para la Colonia Polanco, construida por los mismos fraccionadores, y para la pequeña Colonia De la Lama, sobre la Avenida de los Insurgentes.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal