La Pasión de Frida Kahlo - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Pasión de Frida Kahlo

Colección y Consulta
La Pasión de Frida Kahlo
 
Por: Sara Zaidman
 
A raíz de haber cumplido 52 años de muerta, volvemos nuestra mirada hacia esta mujer que falleció, amó y pintó con una pasión por la vida, que se da en las personas que se sienten a un paso de dejar la vida.

Frida empezó a pintar casi después de ser atropellada por un tranvía, donde casi pierde la vida cuando tenía 16 años, mientras estuvo convaleciente casi un año en cama, pintaba en la tradición académica retratos de familia y amigos.

Unos meses después de la muerte de su madre, pintó "Mi Nacimiento", un autorretrato en el que una recién nacida Kahlo no puede surgir y separarse del cuerpo de su madre, “Así es como imaginé que nací”, decía Frida de esta trágica imagen.

Conoció a Diego Rivera cuando tenía 16 años, él trabajaba en una comisión en la Escuela Nacional Preparatoria, adonde ella estudiaba. Rivera que tenía 37 años, y ya famoso, estaba en su segundo matrimonio y tenía 4 hijos. Sin embargo Frida inspirada por amor y admiración lo perseguía persistentemente. Se casaron en 1929, cuando ella tenía 43; ella pintó el retrato de su boda "Diego y Yo" dos años después de su matrimonio y menos de un año de su primer aborto que marcó el surgimiento de su estilo personal. El estilo infantil de este retrato, en el que ella parece como su hija y que nos muestra la relación tempestuosa que existía entre ellos.

En 1935 pinta "Unos cuantos piquetitos" que ilustra el cuerpo de una mujer asesinada por varias puñaladas por su pareja, después de que se enteró que Diego tenía una relación con su hermana menor Cristina.

Frida igual que Diego, tuvo varios amantes incluyendo hombres y mujeres. Su relación con León Trotsky es bien conocida, más que su interés político, fue más bien como un recordatorio a Diego, después de su relación con su hermana, que ella también lo podía humillar. Pero sin embargo, Diego era el centro en que la vida de Frida circulaba a su alrededor. En su diario se lee "Diego es mi constructor, mi hijo, mi amigo, mi amante, madre, padre, yo misma y el universo".

En 1938 después de 10 años de casados, cuando Frida fue invitada a exhibir a New York y París se abrió una brecha entre ellos. El Louvre compró uno de sus autorretratos y recibió muchos cumplidos de artistas como Picasso, Kandisky, Duchamp y Tanguy. Rivera mostró la carta en la que Picasso admira a Frida a sus amistades, pero cuando ella regresa a México, él le pide el divorcio.

Un año después se vuelven a casar. Durante la separación Frida pintó su famoso cuadro "Las dos Fridas", la derecha tiene en su mano una miniatura del "niño Diego" de la imagen surge una vena que ella explica la mantiene viva, pero no ayuda a la Frida de la izquierda, la que sigue sangrando lentamente porque Diego ya no la quiere. Rivera sabía que su arte hacía concesiones y reconocía que el poder del trabajo de Frida consistía en sus imágenes introspectivas y que no hacía concesiones.

Para Frida la intimidad demandaba que estuvieran unidos y Diego al contrario, quería la distancia. En dos ocasiones pintó la mitad de la cabeza de ella y la otra mitad con la cabeza de Diego integrados en una sola, ella deseaba integrar su mente racional con su naturaleza primitiva.

Kahlo sabía que cuando estaba enferma, Rivera era tierno con ella y usó su enfermedad para llamarle la atención. Tuvo 37 operaciones y tenía gran acercamiento con sus médicos y así es que pinta su retrato con el del Dr. Farrill, en el cual le muestra su gratitud, la paleta es su corazón y la pintura en los pinceles son su sangre. Al final pinta otro cuadro a la vida antes de la muerte, en la que escribe con pintura roja «Viva la Vida».

En la mañana de julio 13 de 1954, Frida fue encontrada muerta en su cama y la última frase en su diario dice. 
«Espero que la salida sea feliz y nunca más regresar». Frida.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal