Las cuatro matriarcas: - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Las cuatro matriarcas:

4° Lustro Rev. Foro
Las cuatro matriarcas:
Sara, Rebeca, Lea y Rajel
 
Por: Becky Rubinstein
 
Estos nombres de origen bíblico 
son bastante comunes en nuestras tierras, 
en el original y en sus derivados.

Sara. La esposa de Abraham significa princesa. Se le anunció que iba a ser madre en la ancianidad, sin embargo, a los 90 años parió un hijo llamado Itzjak, porque quien se enterara, habría de sorprenderse y echarse a reír a carcajadas.
Sara era tan bella que Abimelej, rey de Guerra, pretendió sus amores. A su muerte a los 127 años, fue enterrada en la cueva de Majpelá enfrente de Maniré, en la tierra de Canaán.
De seguro conocemos a muchas Saras o Saritas, a muchas princesas y princesitas. Entre las mundialmente famosas se encuentra Sarah Bernardt, gran actriz de teatro del Siglo XIX: Sara Lee, famosa entre los golosos, nos envió del norte sus pays y pasteles que llevan su nombre.

Rivka o Rebeca. Fue la mujer de Eleazar, el siervo de Abraham que trajo de Nahar Naharaim, para esposa de Isaac. El mensajero la encontró en la fuente donde le dio de beber, a él y a sus camellos, señal que la identificó entre las demás jóvenes casaderas.
La joven, bella de rostro y virgen, era hija de Betuél, de la misma familia de Abraham. En realidad Isaac y Rebeca eran primos hermanos. Rebeca, originalmente Rivká, tuvo dos hijos gemelos, aunque no idénticos de nombres Esaú y Yacob. Se cuenta que gracias a la intervención de Rivká, que seguía la voluntad divina, Esaú vendió su primogenitura a Yacob por un simple plato de lentejas. En realidad, ya lo dijimos, a Yacob correspondía la primogenitura por haber sido engendrado antes que su hermano.
Rivká significa “amarrada”, amarradas o no, hay muchas Rebecas conocidas también como Beca o Becky. Becky, es por cierto, la compañera de Hockleberry Finn en la obra de Mark Twain, el famoso escritor norteamericano.
Lea. Aunque Yacob estaba perdidamente enamorado de Rajel, hija de Lavan, hermana de Rebeca, contrajo matrimonio con Lea, que significa cansada. Era la primogénita y, de acuerdo a la tradición debía casarse antes que su hermana pequeña llamada Raquel, pero surgió en escena Yacob, quien enamorado de la benjamina, pidió su mano y luego, para adquirirla, trabajó siete años para su suegro.
Lavan con tal de casar a Lea, cansada de esperar una pareja, cambió el día de la boda a sus hijas: para ello se valió de una estratagema cubriendo la cabeza de Lea y Yacob ni cuenta se dio del cambio. Yacob trabajó siete años más para su suegro, con tal de casarse con su alma gemela Rajel.
Hoy día el novio, para evitar cambios a la hora de la hora, levanta el velo a su prometida, aunque como diría algún marchante de la Merced: «salida la mercancía no se acepta devolución».
Lea fue madre de Rubén. Simón, Leví y Judá (en hebreo: Reuven, Simón, Levi y Yehudá). También de Isaac, Zabulón y Dina (en hebreo: Isasjar, Zebulún y Diná). Y por medio de su esclava Zilkpa, que parió para ella a Gad y a Asher.
Rajel o Raquel. Significa oveja, animal muy estimado por el pueblo de Israel, pueblo de pastores. Su equivalente al castellano es Raquel, Raquelito, y hasta el diminutivo Raque o Coquis. Cantinflas, parodiando al Bolero de Rabel, filmó la película el Bolero de Raquel.
Rajel, fue la bienamada de Yacob, quien le dio a su esposo a Yosef o José y a Binyamín o Benjamín y, por medio de Bilhá, como diríamos un vientre prestado, tiene a Dan y a Neftalí. Muere de parto al dar a luz al más pequeño de sus hijos y fue enterrada cerca de Efrata. Se cuenta que Yacob Levantó una estela sobre la tumba de Raquel, que aún existe hoy. Las mujeres estériles acuden a su tumba para ser madres.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal