Personajes Generosos - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Personajes Generosos

Colección y Consulta
Personajes Generosos
 
Por: José Galicot, Tijuana
 

Carlos Monsivais
: El escritor es invitado por la Asociación Voluntaria para la Protección y Cuidado de los Animales a dar una charla durante un desayuno con objeto de recaudar fondos para la noble labor de cuidar a los seres vivos que fielmente nos acompañan y que tienen menor capacidad de defensa.
Por una mera casualidad del destino me colocan en la mesa del escritor y entre huevos con machaca, jugos de naranja, frijoles refritos, tortillas, teléfonos celulares, firmas de autógrafos, interrupciones para organizar el orden del día, estornudos y demás cosas que ocurren; pero fui intentando entrevistarlo; ahorraré las preguntas y me iré directo a las respuestas... ahí va: "Estudié en la Preparatoria Uno, que estaba en San Idelfonso" "Vengo a Tijuana con frecuencia pues me encanta llevarme "fayuca" -ante mi sorpresa aclara- de libros ¡claro!, pues leo uno por semana". "Conocí a "Palillo" el famoso porrista de la Preparatoria que dirigió la porra más grande de la historia en 1968, durante los juegos Olímpicos". "Tengo tres gatos, el más viejo se llama Miau Tse Tung". "No me he casado y no tengo hijos". "La Democracia es imperfecta, pero hay que aceptar los gobiernos emanados de las elecciones legales".
Ya en la conferencia explica: "Benito Juárez dijo que: La cultura de los pueblos se mide por la manera que tratan a sus animales" y siguió una serie de análisis donde (con gracia y sin excesivo dramatismo) predicó a la concurrencia (claro, predicó a los convencidos) de que hay que cuidar a nuestros leales compañeros... Una mañana muy interesante.
 
Germán Dehesa
: Lo conozco por sus escritos, por la simpatía con la que platica de hechos diarios, por su manejo del español, por su ironía fina. Lo conozco porque ante una huelga de vendedores de periódicos que intentaba frustrar el nacimiento de un nuevo diario (Reforma), Germán salió a las calles como voceador a ofrecer su periódico.
En cada ocasión en que ha ocurrido una catástrofe (huracán, terremoto etc.), en México; Dehesa "salta a la palestra" e inmediatamente organiza envíos de alimentos, solicitando (a través de su columna) cooperación que su público agradece e inmediatamente envía apoyos.
Por otro lado Germán mantiene una campaña permanente (en su leída columna) contra los asesinos de las mujeres de Ciudad Juárez.
Mi amigo Ramón, me invita a un evento de Coparmex (Sindicato Patronal), donde se presentará Dehesa en un desayuno, y unos minutos después Mónica Mora (la bella rubia de ojos azules) de Telnor (goool por el comercial) también me invita a una comida donde estaría Germán, y como yo no puedo resistir invitaciones a alimentarme gratis y menos cuando ambas comidas serían amenizadas por el personaje que describo renglones arriba acudo sin falta, lo que además me sirve para ver si el "charlista" (no le gusta que le llamen a sus pláticas conferencias) aguantaba dos "rollos" sin repetirse y auto fusilarse.
"La palabra es bella -dice Germán- permite juegos maravillosos. Es una arma que hiere profundamente, pero que también acaricia, y cuando uno estudia sus raíces encuentra las razones de la expresión envueltas en poesía".
Hace un gracioso comentario sobre la palabra "amásemos" que con un sólo acento se transforma en "amasemos" (por supuesto acentúe para explicar). "Tenemos que respetar el voto y la decisión de la mayoría". "El panorama político de México se ve confuso" y pasa a describir a cada personaje, que, con su fino e incisivo humor va apareciendo en su verdadera dimensión.
Escuchar a Dehesa dos veces, en temas disímbolos: La Palabra y La Política me produjo casi el mismo placer que ver los juegos de Volley Ball femenino playero en las Olimpiadas, o las tres medallas de plata de nuestros deportistas.
 
Plácido Domingo
: En un mensaje que envié hace varios días comenté del Concierto de Placido Domingo:
Noche de verano, cuajada de estrellas... la Sinfónica de San Diego tocando gloriosamente... un público mayoritariamente mexicano (de ambos lados de la frontera) con sus mejores galas... boletos de mil dólares (los más caros)... Un Plácido Domingo en su mejor momento (hoy día el mejor tenor del mundo)... generoso cantando piezas de ópera difíciles y luego canciones populares que entonamos con él (El día que me quieras, Muñequita Linda) con beneplácito del cantante (podré algún día contar a mis nietos que yo canté junto a Placido Domingo) quien hacía dueto con una soprano maravillosa (Ana María Martínez), quien con gracia entonó varias piezas sola.
Aun cuando la sinfónica tocaba sola había una selección de melodías maravillosas que en ningún momento permitió que bajara el ambiente de placer festivo.
Por último cierra Plácido Domingo con una "Granada" estupenda que fue aplaudida de principio a fin.... Y cuando ya la concurrencia había agotado sus emociones y aplausos, entra un mariachi que con el cantante sacudió al público quienes sacando fuerzas de la flaqueza ovacionaron al mexicano-español que se entregó durante tres horas a hacer gozar a los asistentes.
Lo que no he contado es que en 1985 hubo un temblor en la ciudad de México que derribó edificios y mató mucha gente, que quedó atrapada entre las ruinas. Plácido Domingo con un espíritu humanitario increíble se dedicó durante semanas a remover escombros personalmente (con riesgo de perder la voz -y la vida- por el polvo y la tierra de los derrumbes) salvando muchas vidas.
Estos tres personajes notables, admirados, encumbrados ya, se toman el tiempo de ayudar a los demás veamos: Monsivais a los animales indefensos. Dehesa a los afectados por huracanes, y a las mujeres asesinadas en Juárez. Domingo a las personas afectadas por el terremoto.
 
Talentosos como son,
demuestran una grandeza de espíritu
que debería ser ejemplo para todos nosotros.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal