Revistas Desechables - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Revistas Desechables

Colección y Consulta
Revistas Desechables
 
Por: Luis Gottdiener
 
De las publicaciones existentes, probablemente la más extendida sea la revista, que se caracteriza por cierta especialización de los temas que cubre: política, autos, cocina, arte, etc. Dado que estos temas suman centenares, puede deducirse la existencia de miles de títulos de revistas.
De manera general, éstas se ubican en dos grandes categorías: las desechables y las de valor duradero. Las primeras, que suelen venderse en los quioscos callejeros, tratan de asuntos de interés inmediato y fácil comprensión, como crónicas sociales, chismes de artistas, programas televisivos, etc. Estas revistas se leen, se conservan quizá algún tiempo, y se tiran.
En cambio, las de interés duradero o "serias", que por lo general son adquiridas por suscripción, se enfocan no sólo en noticias de impacto inmediato, sino en mostrar una perspectiva amplia de un fenómeno, o de sus causas, o de hechos que abarcan un periodo más largo. Sus artículos pueden ser de influencia pronta pero, más comúnmente, retardada o prolongada, que a menudo son citados años después de su publicación. El incremento de bióxido de carbono en la atmósfera, por ejemplo, fenómeno hoy mundialmente conocido, se reportó por primera vez hace cerca de cincuenta años.
Las revistas de este segundo tipo, que incluyen las científicas y académicas, tradicionalmente se archivaban en una biblioteca o hemeroteca, donde eran consultadas. Su formato mismo estaba diseñado para formar tomos y facilitar la consulta: paginación consecutiva, numeración de volúmenes, etc. Con el mismo fin, los editores elaboraban índices acumulativos con diversos grados de sofisticación: por autores, temas, o palabras clave.
Además de las categorías mencionadas, existe una intermedia: la de aquellas revistas que sin poseer el rigor de las académicas, contienen artículos como biografías, análisis, reseñas históricas, etc., que merecen ser conservados.
Lo anterior ha cambiado con el arribo de internet. Aparte de publicarse en forma tradicional, buen número de revistas serias actualmente están presentes en dicho medio, si bien en diversos grados: en el más amplio, exhiben los artículos completos, actuales y pasados, o sólo los primeros. En el intermedio, únicamente los resúmenes. En el grado mínimo, la información de títulos y autores. (Y digo mínimo porque el tipo de página web que sólo muestra un número telefónico para tramitar las suscripciones, a modo de aviso en el directorio amarillo, no lo considero presencia en el ciberespacio). En algunos casos, la información es accesible para todo público; en otros, sólo para suscriptores, lo cual es comprensible. En cambio, el sistema de algunas revistas de utilizar una de las variantes mencionadas, pero a medias (presentar la información para unos años y no para otros), causa una pobre impresión y es poco recomendable. Ciertas páginas electrónicas permiten además hacer búsquedas en su banco de artículos acumulados, que en ocasiones abarcan cincuenta años o más, algo sumamente útil para propósitos de investigación.
La presencia en internet multiplica varias veces la influencia de una revista, por encima de otras de calidad superior que carecen de esa presencia. Desde luego que se puede buscar información a la antigüita, acudiendo a la biblioteca, consultando tomos, índices, etc. Pero ante la más cómoda alternativa electrónica, poca gente va a tomarse hoy día esa molestia, y los artículos no localizables electrónicamente pueden considerarse perdidos para efectos de recuperación posterior. Pese a los trabajos de valía que pueda contener, una revista fuera de internet hoy no existe más que en parte, la debida al efecto inmediato a su publicación. Dado el esfuerzo que dicha publicación implica, ello es una lástima, y frustrante sobre todo para los autores, que a más de ver olvidados sus trabajos podrán llevarse la poco grata sorpresa de toparse años después con artículos que ignoran, pero prácticamente duplican, los suyos.
Existen revistas con pretensiones serias, de atractiva presentación, bella portada, papel fino y otras características loables; pero el estar fuera del ciberespacio las anula en gran medida. Aunque no lo admitan explícitamente, tales revistas se conforman con ser desechables. Esto podría parecer obvio, pero es una obviedad que muchos editores no han captado. La base de datos Latindex, por ejemplo, registra miles de títulos de publicaciones serias de América Latina, pero de esa enorme cantidad pocas están presentes en el ciberespacio.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal